Olocuilta y su evolución político-administrativa

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La población de Olocuilta ya existía cuando llegaron las primeras columnas de conquistadores a esta región del actual territorio salvadoreño. De manera que, tras su llegada, aquella comunidad náhuat se vio obligada a adaptarse a formas organizativas de gobierno e imposiciones tributarias sobradamente extrañas a su cultura milenaria.
En 1528, a cuatro años del primer contacto español con tierras cuscatlecas, el indígena pueblo de Olocuilta formado por cerca de 170 casas fue entregado en encomienda a dos extranjeros: Alonso de Oliveros (Olivares) y Juan de Quintanilla. Y así, con aproximadamente 850 indígenas, tan temprano en tiempos coloniales el ahora municipio de Olocuilta quedó incorporado en calidad de encomienda al área jurisdiccional de la primitiva Provincia de San Salvador.

Se mantuvo como pueblo indígena de la Alcaldía Mayor de San Salvador durante el siglo XVII. A mediados del siglo XVIII seguía perteneciendo a la Alcaldía Mayor de San Salvador y con el nombre de San Juan Olocuilta, era cabecera de uno de los nueve curatos que tenía la Provincia de San Salvador. El curato comprendía los pueblos de San Juan Talpa, Santa Catarina Cuyultitán y su cabecera, el pueblo de San Juan Olocuilta.

Por cédula real del 17 de septiembre de 1785, aplicada al año siguiente, la Alcaldía Mayor de San Salvador fue elevada al rango de Intendencia y entonces su jurisdicción se dividió en cuatro provincias: San Salvador, Santa Ana, San Vicente de Austria y San Miguel; y en 15 partidos correspondientes a las poblaciones siguientes: Santa Ana, Metapán, Chalatenango, Tejutla, Opico, San Salvador, Cojutepeque, Olocuilta, Zacatecoluca, San Vicente, Usulután, San Miguel, Gotera, San Alejo del Pedregal y Sensuntepeque[1].

En el partido de Olocuilta, que tuvo como cabecera al pueblo propiamente dicho, quedaron incorporadas las poblaciones de Cuyultitán. San Antonio Masahuat, San Francisco Chinameca, San Juan Tepezontes, San Miguel Tepezontes, San Pedro Masahuat, San Juan Talpa, y las entonces aldeas de El Rosario, San Luís Talpa y Analquito (ahora Santa Cruz Analquito, municipio del departamento de Cuscatlán).

Lardé y Larín estima que el título de villa le fue otorgado a esta población después de 1824, pero no se cuenta con el documento de respaldo.

Eso sí, se sabe que del 12 de junio de 1824 al 22 de mayo de 1835, perteneció al departamento de San Salvador; que del 22 de mayo de 1835 al 9 de marzo de 1836, perteneció al departamento de Cuscatlán; y que del 9 de marzo de 1836 al 19 de marzo de 1839, fue jurisdicción del Distrito Federal centroamericano.

En calidad de Villa de Olocuilta, posteriormente perteneció al departamento de La Paz del 19 de marzo de 1839 al 5 de abril de 1842; retornó al departamento de San Salvador del 5 de abril de 1842 a 1845; de éste año al 15 de marzo de 1847 volvió al departamento de La Paz; y desde esta última fecha retornó al departamento de San Salvador hasta el 21 de febrero de 1852, cuando al ser formalmente creado el departamento de La Paz, con los distritos de Zacatecoluca y Olocuilta, quedó definitivamente incorporado a su actual departamento.

A comienzos de la segunda mitad del siglo XIX, Olocuilta era un distrito judicial y tras habérsele suprimido esa calidad durante más de una década, se le otorgó de nuevo mediante Ley emitida el 24 de febrero de 1874.

En 1909, es decir a comienzos del siglo XX, esta población aún conservaba la misma importancia prístina, pues para entonces era cabecera distrital. El Distrito de Olocuilta estaba conformado por las villas de San Juan Talpa y Cuyultitán; por los pueblos de San Luís Talpa, Tapalhuaca, San Francisco Chinameca; y la ya entonces Ciudad de Olocuilta, lo cual indica que el referido título lo obtuvo a finales del siglo XIX o en los albores del siglo XX, pero no después de 1914 como lo sugiere el historiador Jorge Lardé y Larín[2].

De hecho, durante la investigación se encontró el documento titulado Ley del Régimen Político (Codificación de Leyes Patrias, 1879), donde categóricamente se afirma que Olocuilta obtuvo el título de ciudad mediante decreto legislativo emitido en 1870, pero no se encontró esa disposición legislativa para respaldar lo aseverado. No existe archivo de las publicaciones oficiales de ese año (más bien de las gestiones presidenciales de Francisco Dueñas y Santiago González) en la Asamblea Legislativa. Biblioteca Nacional ni en el Archivo General de ¡a Nación, y el Diario Oficial no existía, pues fue creado en 1875.

Sin embargo, durante la pesquisa del referido decreto encontramos en el Diario Oficial (sábado 6 de mayo de 1882), que el gobernador departamental de La Paz se refiere a Olocuilta utilizando la categoría de villa al informar al Ejecutivo sobre una visita que había realizado. Rogamos al lector o lectora tomar nota de estas últimas aclaraciones.

En síntesis, se trata de una población fundada en tiempos prehispánicos que habiendo sido importante desde entonces hasta nuestros días, evolucionó desde la categoría de pueblo hasta convertirse en la actual ciudad, aunque los documentos de respaldo correspondientes se desconozcan.

[1] Enciclopedia de El Salvador, Volumen 1, Océano, p. 104.

[2] Barberena, Santiago Ignacio. Monografías Departamentales, pp. 269-298. Nótese que el autor en su cuadro informativo de los distritos del departamento de La Paz, coloca un paréntesis donde indica la calidad de las cabeceras y, como asumiendo que lo poseía, coloca (c) al consignar el distrito de Olocuilta (Ver p. 273). Sin embargo, el error podría existir si las letras de los paréntesis fueron colocadas por los editores y éstos no lo aclararon oportunamente.

Please publish modules in offcanvas position.